¿Qué es la adiponectina, la hormona que protege a las mujeres frente al cáncer de hígado?

Un reciente descubrimiento ha puesto de manifiesto el efecto de la adiponectina en su papel como protector contra el cáncer de hígado. Esto abre nuevas vías de investigación que podrían ayudar a miles de personas en España, y cientos de miles en todo el mundo. Pero, ¿qué es esta sustancia?

Adiponectina, un aliado contra el cáncer de hígado

El cáncer de hígado afectó a 4.252 varones y 1.610 mujeres durante el pasado año, según el informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Bajo este prisma, el equipo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), dirigido por Guadalupe Sabio, se percató de la diferencia tan llamativa y comenzó a buscar el porqué de esta incidencia.

En su investigación se toparon con una molécula llamada adiponectina. La adiponectina es una hormona sintetizada por el tejido adiposo (la grasa) que participa en el metabolismo de la glucosa y los ácidos grasos. El equipo se dio cuenta de la relación existente entre ella y el desarrollo del principal tumor hepático: el carcinoma hepatocelular.

“Los niveles en sangre de esta hormona disminuyen en pacientes con obesidad y en los varones tras la pubertad, justo las dos poblaciones en las que el cáncer de hígado es más frecuente. De ahí que decidiéramos estudiar a fondo este fenómeno”, explicaba Sabio para la Agencia SINC.

Esta hormona es producida en mayor cantidad por las mujeres sanas en comparación con los hombres. También se encuentran en ellas a niveles más altos que en cualquier individuo con obesidad. Precisamente, esto coincide con la incidencia del cáncer de hígado, por lo que el equipo se decidió a esclarecer la relación de causalidad, es decir, comprobar si la menor incidencia se da, realmente, gracias a la hormona. Y el resultado ha sido positivo.

¿Cómo reduce la posibilidad de sufrir un cáncer?

El equipo ha estudiado la hormona en ratones, comprobando que ante su presencia había mucha menos incidencia de tumores. Las estadísticas han demostrado esta relación. Sin embargo, los mecanismos específicos todavía no están claros.

Eso no implica que no se pueda usar el descubrimiento. De hecho, las investigadoras ven ya una línea de defensa: “[Los resultados] abren la posibilidad de dos nuevos tratamientos contra un cáncer para el que actualmente no existe: el primero sería a través de la propia adiponectina, y el segundo mediante la metformina, un fármaco contra la diabetes que se sabe que activa en el hígado la misma proteína anticancerígena que la hormona de este estudio”, afirmaba Sabio.

Todavía es muy pronto para saber en qué cristalizarán estos estudios, aunque queda claro que se otean nuevas posibilidades para continuar la lucha contra el complicado cáncer de hígado.

Bibliografía

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS