Cáncer de colon: ¿cuál es su relación con la obesidad? Esto nos muestran las evidencias científicas

En España, el cáncer más frecuente, en conjunto, es el colorrectal, ascendiendo a más de 30.000 casos cada año. Esta enfermedad tiene una alta mortalidad. Sin embargo, podemos reducir las probabilidades de padecerlo de manera relativamente sencilla: cambiando nuestros hábitos.

¿Qué es el cáncer de colon?

El cáncer colorrectal, muchas veces abreviado como cáncer de colon, en realidad describe a un cáncer que afecta a la parte final del sistema digestivo, desde el colon hasta el recto. Dependiendo de su situación exacta, este puede llamarse cáncer de colon o cáncer de recto de forma apropiada.

Aún así, de manera coloquial, se le suele llamar cáncer de colon. Normalmente, este tipo de cáncer comienza en forma de pólipos, que es como se denominan a los tumores que aparecen en la mucosa del intestino. Se llaman así porque son pedunculados, es decir, tienen uno o varios pies que lo sujetan al tejido. Pólipo significa “de muchos pies”.

Estos pólipos pueden convertirse en cánceres malignos, por lo que es conveniente revisarlos y extraerlos si el médico se encuentra ante un tipo de pólipo denominado “adenomatoso”.

¿Qué relación tiene con la obesidad?

Sabemos que la obesidad se relaciona con cientos de enfermedades. Esto también es cierto para el cáncer. En especial, existen evidencias científicas de que esta enfermedad está relacionada con el cáncer colorrectal. De hecho, hay muchas evidencias al respecto.

Las causas son muy variadas y, por tanto, no es fácil determinar todos los mecanismos concretos que aumentan este riesgo. Pero sí tenemos la seguridad de que padecer obesidad está ligado a padecer también cáncer de colon.

Mejor alimentación, más deporte, y menos cáncer de colon

Esto nos hace pensar que si nos alimentamos mejor, hacemos deporte y bajamos de peso, tendremos menos probabilidades de padecer cáncer colorrectal. Las relaciones de este tipo son muy complejas. Por ello, un grupo de investigadores e investigadoras del CIBERESP y el CIBEROBNdecidieron analizar si esto se cumplía.

El resultado de su estudio indica que sí, que seguir las recomendaciones para mitigar la obesidad, aumentar la actividad física, reducir los alimentos y bebidas que promueven el aumento de peso y promover los alimentos de origen vegetal, entre otros, ayuda a reducir en un 25% la probabilidad de sufrir cáncer colorrectal.

El estudio analizó más de 1.700 casos de cáncer colorrectal, desde 2007 a 2012, y resulta uno de los más extensos y concisos de su clase. En definitiva, la relación queda confirmada en los dos sentidos: no solo padecer obesidad incrementa la posibilidad de padecer un cáncer de colon, sino que combatir la primera ayuda a reducir la segunda.

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS