Viroterapia, otra herramienta contra el cáncer

virusContamos con muchísimas herramientas para combatir al cáncer. Entre ellas están algunos de los tratamientos más efectivos que hemos visto jamás: la inmunoterapia, la braquiterapia y, también, la viroterapia. Esta estrategia puede ayudar a combatir diversos tipos de tumores por todo el cuerpo. ¿Cómo funciona?

¿Qué es la viroterapia?

La viroterapia es un tratamiento que utiliza virus modificados para que infecten solo a las células tumorales. Por esta razón, se denominan virus oncolíticos, ya que destruyen solo las células cancerígenas. Para poder hacerlo, los investigadores cogen una series de virus comunes en el ser humano: adenovirus, típicos de la conjuntivitis y la gastroenteritis; herpesvirus, que provocan herpes; o influenza, los virus de la gripe, y los modifican genéticamente.

Los virus en realidad no son seres vivos, sino que son una mezcla de proteínas y material genético. Son como pequeñísimos robots hechos con la misma maquinaria que hace funcionar a la célula, pero sin control ni voluntad. Solo son capaces de infectar y reproducirse. No lo hacen de manera voluntaria, sino que son como una herramienta descontrolada.

Lo que hacen los investigadores es coger esta maquinaria y modificar su ADN para que los virus se adhieran a unas células concretas. También los mutan para que solo puedan reproducirse en unos casos concretos, o para que cambien algún aspecto de la célula. Estos cambios controlados están orientados en una sola dirección: acabar con la célula tumoral.

¿Cómo se “entrena” a un virus?

Básicamente, lo que hacen en el laboratorio es cambiar la propia maquinaria de estos virus para que reconozcan las células cancerígenas o alguno de los procesos moleculares que las caracterizan. De esta manera, los virus son completamente inofensivos para el resto de células, por lo que no pueden provocar ninguna enfermedad.

Pero son mortales para las células que están provocando el tumor, por lo que actúan como auténticas balas mágicas que van directas a su destino. De hecho, no importa la vía de entrada, porque buscan estas células malignas y atacan a discreción con mucha eficiencia.

Además, también presenta otros beneficios: estimula al sistema inmunitario contra las células cancerosas, favorece el suicidio celular de los tumores y no presenta los efectos secundarios de otros tratamientos como la quimioterapia. Por el momento, la viroterapia es un tratamiento que está en desarrollo.

Diseñar los virus para que sean efectivos contra tantas manifestaciones del cáncer no es fácil. Algunas de las pruebas para cáncer de estómago melanoma, por ejemplo, están siendo especialmente exitosas. ¿Servirá para todo tipo de cáncer? Todo depende de nuestra habilidad para modificar el virus y nuestro conocimiento de las células tumorales. Pero nada, a priori, impide pensar en ello. Por el momento, debemos seguir esperando, pero no tardaremos en ver este tipo de tratamientos como una posibilidad en los hospitales.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS