Ciencia y ficción del virus que promete acabar con todo tipo de cáncer

Se ha propagado la noticia de que un virus podrá destruir a todos los tipos de células cancerosas. Esta posible sentencia de muerte para el cáncer no es una realidad, pero tampoco una utopía inalcanzable.

El descubrimiento, que proviene de investigadores del Centro oncológico integral City of Hope (Los Ángeles), posee una doble función: infectar y acabar con las células tumorales; y alertar al sistema inmunitario para que también las ataque. Para comprender hasta qué punto es factible, hay que contextualizar esta invención. 

En primer lugar,  no se ha descubierto un virus que destruya todos los tipos de cáncer conocidos en humanos. El experimento se ha realizado en ratones y células humanas (in vitro), y los resultados han resultado ser positivos. Pero no será hasta el año que viene cuando se inicie el reto de probarlo en personas. 

En esta ocasión, la complejidad a la que se enfrentará el virus será mayor, pues lo que funcionó en animales podría no funcionar en este caso. Además, el factor tiempo es esencial para no generar falsas ilusiones. El periodo desde que se inicie el ensayo clínico hasta que se pruebe su eficacia no será breve.

Antes de este próximo estudio es imposible saber cómo reaccionará el sistema inmunitario o los posibles efectos secundarios. Precisamente, con el fin de identificar en qué tipo es más efectivo se, empleará en pacientes con cáncer de pulmón, gástrico, intestinal, vejiga, de mama triple negativo y melanoma. 

De la viruela a combatir el cáncer

Diseñado por el experto Yuman Fong y su equipo, el nombre bajo el que se conoce a este virus es CF33. La empresa australiana Imugine ha adquirido la licencia exclusiva para llevar a cabo el proyecto junto al experto. 

En concreto, el CF33 proviene de la familia de la viruela bovina, mezclado con otros en el laboratorio. Su mecanismo puede dividirse en tres fases: se inyecta directamente en la célula tumoral; una vez infectada, el virus se duplica a sí mismo y llena el interior hasta que esta célula “explota”, liberando así miles de nuevas partículas de este innovador tratamiento. 

Conocidos como virus oncolíticos, la posibilidad de esta terapia se conocía desde el siglo pasado, pero no se consolidó hasta los 90. Actualmente, se han utilizado algunos para tratar determinados tipos de cáncer, como el de pulmón o melanoma. 

Esta limitación a un solo tipo se debe a que cada tumor es diferente y particular. Una situación que podría cambiar con el descubrimiento del CF33, pero que todavía no es tangible. Por lo que es indispensable actuar con responsabilidad a la hora de difundir y no dar falsas esperanzas.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS