Un nuevo test permitirá identificar qué pacientes de cáncer de mama se pueden librar de la quimioterapia

Desde que conocemos mejor el perfil de los cánceres de mama, entendemos que no todas las pacientes tienen las mismas necesidades. Una de las cuestiones más delicadas en este aspecto es la que corresponde a la quimioterapia. Los recientes resultados de uno de los estudios más amplios en la incidencia de cáncer de mama, conocido como TAILORx, presentados durante la reunión anual que la Asociación Americana de Oncología (ASCO), indican que se podría librar de la quimioterapia al 70% de las mujeres que cuentan con su mejor pronóstico.

Este se corresponde a un cáncer de mama hormonodependiente, sin extensión a los ganglios de las axilas y negativo para la proteína HER-2. Según el Doctor Joan Albanell, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar en Barcelona, aproximadamente la mitad de las mujeres que se diagnostican en España tienen estas características. Eso supone que podría reducirse el efecto molesto y negativo de la quimioterapia en un gran número de pacientes. ¿Cómo funciona esta técnica?

Así es ‘Oncotype DX’

La prueba en cuestión se conoce como Oncotype DX, y consiste en el análisis de veintiún genes, parte de nuestro ADN, para buscar ciertas señales llamadas marcadores moleculares. Estos marcadores nos permiten hacer un perfil útil para los oncólogos.

Tal y como han demostrado los últimos estudios realizados, entre los cuales también hay implicados equipos españoles, el Oncotype DX permite reconocer con mucha fiabilidad a aquellas pacientes que podrían permitirse prescindir de la quimioterapia.

Otra información que aporta este test es un pronóstico de recurrencia del cáncer de mama en los siguientes diez años. Para realizarlo no se necesita más una muestra genética obtenida de la biopsia tumoral. Este test, explicaba para la prensa Albanell, podría ayudar a los médicos a tomar mejores decisiones relacionadas con sus pacientes.

¿Qué falta para que llegue a España?

Este test ya sigue las líneas de ASCO y otras entidades estadounidenses, por lo que ya se está utilizando en las clínicas americanas privadas. ¿Y qué falta para traerlo aquí? En realidad, en España ya se realiza en ciertos centros y para ciertas pacientes.

quimioterapia

Para que la disponibilidad de esta técnica sea más amplia, lo primero es que la sociedad médica española esté convencida de la utilidad de la técnica. Otra cuestión es saber cómo hacerlo, cómo gestionar la información y la ejecución del test. En el país, su aplicación cuesta en torno a los 2.700€.

Sin embargo, apuntaba Albanell, esto podría suponer una reducción drástica en los costes de la quimioterapia, que requiere de productos y personal muy caro. Por el momento, la aplicación de esta técnica es a discreción de los especialistas, para casos concretos. Sin embargo, poco a poco, a medida que se vaya extendiendo su uso, la disponibilidad será cada vez mayor en los centros.

¿Quieres compartir?:

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS