Talazoparib y el cáncer de mama: no parece mejorar la supervivencia, pero sí la calidad de vida

Un reciente estudio del Anderson Cancer Center, de la Universidad de Texas, se ha topado con un resultado impactante sobre el talazoparib: este fármaco no beneficia en concreto a la supervivencia, pero sí mejora la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama con mutación BRCA avanzada. Aunque siempre se apunta a la supervivencia como objetivo fundamental de un tratamiento oncológico, no podemos olvidar que la calidad de vida es un factor tan importante como este.

20 meses más de calidad de vida

EMBRACA es el mayor ensayo realizado hasta la fecha con una con inhibidores de PARP, el talazoparib. Esta sustancia es una molécula que participa en muchas acciones celulares. Aunque su función es proteger a la célula, en las cancerosas ayuda a que estas sobrevivan. Por eso, la terapia con inhibidores de PARP busca parar su acción reparadora para provocar la muerte celular del tumor.

Esta terapia dirigida se utiliza concretamente en el cáncer de mama metastático HER2-negativo con mutaciones en los genes BRCA. Según los resultados presentados en la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, este tratamiento tiene un efecto muy beneficioso en la calidad de vida de las pacientes.

En concreto, y aunque siguen siendo cifras duras, el tratamiento con talazoparib, según recogía la especialista, aseguró en el estudio más de 26 meses de vida “de calidad”, hasta el deterioro de salud, en comparación con los casi 7 del tratamiento únicamente con quimioterapia.

La supervivencia es importante. La calidad de vida, también

Lo más importante del ensayo EMBRACA, afirman sus investigadores, es que este inhibidor de la PARP ayuda a mejorar las manifestaciones a las que se enfrentan las pacientes con cáncer metastático. Si bien es cierto que no hubo cambios significativos en las tasas de supervivencia, la Dra. Jennifer Litton, que presentó el estudio en el congreso, indicó que esta mutación puede ser el objetivo de otros tratamientos complementarios.

Hopeful cancer woman wearing headscarf, talking with friend

“La supervivencia general siempre es un punto final importante, pero también un desafío para las pacientes con cáncer de mama metastásico, ya que hay muchas opciones de tratamiento disponibles”. En la búsqueda del tratamiento, o la combinación de ellos, más adecuada, no podemos dejar de lado ambos aspectos. Y resultados como este ayudan a mejorar el espectro de los tratamientos potenciales.

BRCA, en lucha contra el cáncer de MAMA

Los genes BRCA1 y BRCA2 son supresores de tumores humanos. Actúan mediante la producción de las proteínas homónimas. Por desgracia, cuando estos mutan y no pueden ejercer su trabajo, aparece la posibilidad de producirse un tumor en el seno.

Las mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 representan del 5 al 10% de todos los cánceres de mama, y se deben a un defecto en la reparación normal del daño del ADN, pero que sí funciona de forma anómala en las células cancerígenas, lo que permite que se mantengan con vida. Los inhibidores de PARP, como el talazoparib, bloquean una vía de reparación de ADN adicional del cáncer, y sus efectos antitumorales pueden intensificarse en pacientes con mutaciones BRCA. El talazoparib funciona no solo inhibiendo la enzima PARP, sino atrapando la enzima en el ADN para prevenir aún más la reparación del ADN.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS