Sanidad financiará la terapia celular CAR-T contra el Linfoma

El pasado 11 de diciembre, la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, anunciaba que el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha comenzado a financiar la terapia celular conocida como CAR-T, un tipo de terapia relacionada con los tratamientos inmunitarios capaz de combatir muy eficientemente diversos tipos de cáncer.

No obstante, según especificaba la ministra, este tipo de tratamientos solo se financiarán para el caso de la leucemia linfoblástica aguda de células B refractaria y para el Linfoma B difuso de célula grande. No obstante, la noticia es muy positiva, ya que abre una vía para incorporar, con el tiempo, nuevos tratamientos similares a la financiación del Estado.

¿Cómo funciona la CAR-T?

Se denomina así a una terapia celular que estimula el sistema inmunitario contra el cáncer. Las terapias celulares consisten en diseñar en el laboratorio unas células especiales. Estas se modifican genéticamente para que cumplan una función. En las CAR-T lo que se modifican son linfocitos-T, células propias del sistema inmune. Lo que se hace con ellas es “entrenarlas” (mediante la modificación genética de la que hablamos) para reconozcan las células tumorales.

Estos linfocitos son introducidos en el cuerpo de los pacientes, de manera que detectan y activan el propio sistema inmune contra el tumor. Por el momento, las células CAR-T se han utilizado en niños y jóvenes con leucemia aguda linfoblástica con muy buenos resultados.

Se obtienen remisiones completas del 90% de los pacientes y una supervivencia libre de enfermedad del 67% a los seis meses, según indican los resultados de un estudio publicado en The New England Journal of Medicine.

¿Para qué tipo de cáncer funciona?

Según anunciaba la ministra, la financiación de la terapia se hará solo con los casos de leucemia linfoblástica aguda de células B refractaria y para Linfoma B difuso de célula grande, que es donde más efectividad ha presentado la terapia por el momento. Eso no quiere decir que no se pueda emplear en otro tipo de tumores.

Todavía se sigue investigando esta vía terapéutica para controlar su eficacia y sus posibles efectos desconocidos, ya que es relativamente nueva. Lo positivo de esta decisión, explican los expertos, es que ayudará a impulsar esta y otras terapias dentro de la financiación pública.

Además, también ayudará a llamar la atención sobre la investigación terapéutica celular y la inmunología, que son, como ya hemos visto, algunas de las técnicas más novedosas y eficaces contra el cáncer de los últimos tiempos.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS