Qué son las micotoxinas y qué relación tienen con el cáncer

Nuestro interés por llevar a cabo una alimentación saludable nos permite tomar elecciones de compra y consumo cada vez más sanas, sin embargo, existen algunos parámetros relacionados con la seguridad alimentaria que escapan al control de un usuario promedio, y por lo tanto pocas veces ocupan nuestra atención.

En la mayoría de casos, estos detalles no suponen ningún problema, ya que la industria alimentaria se encarga de mantenerlos a raya gracias a los distintos protocolos y sistemas de calidad existentes, velando por la seguridad alimentaria de todos los productos que podemos encontrar a la venta.

Sin embargo, dentro de ese exhaustivo control de calidad, existen algunas sustancias naturales que en ocasiones suponen un auténtico quebradero de cabeza para quienes se encargan de garantizar la inocuidad de los alimentos. Este es el caso de las micotoxinas, por ello te contamos qué son y cuál es su relación con el cáncer.

Qué son las micotoxinas

Las micotoxinas, como su propio nombre indica, son unas toxinas naturales que podemos encontrar en multitud de alimentos y que tienen su origen en algunas variedades de hongos.

Dentro de las micotoxinas, existen algunas con especial interés dentro del sector alimentario por su habitual presencia en alimentos, como son la aflatoxina B1, la ocratoxina A en el pimentón o la patulina en manzanas y peras, por ejemplo.

Cuáles son los alimentos con mayor concentración de micotoxinas

Generalmente, los alimentos que suelen contener mayores concentraciones de micotoxinas son los cereales, frutos secos, especias, frutas desecadas, manzanas y granos de café; es decir, aquellos alimentos de un perfil más seco y que suelen almacenarse en entornos cálidos y húmedos.

Precisamente, las condiciones de almacenamiento son uno de los factores clave que influyen en la concentración de micotoxinas que puede llegar a generarse en un alimento, por ello la industria se encarga de controlar valores específicos como la temperatura y humedad, con el objetivo de disminuir este problema en la medida de lo posible.

¿Las micotoxinas provocan cáncer?

Pues lo cierto es que sí. Tenemos la certeza de que algunas micotoxinas como las aflatoxinas son capaces de causar cáncer hepático en el ser humano. Otras como la patulina o la ocratoxina A no tienen evidencia sólida en humanos respecto al cáncer, pero sí sabemos que son altamente tóxicas y capaces de provocar graves daños hepáticos y renales.

Aun así, no debemos alarmarnos por consumir alimentos secos, como los mencionados anteriormente, ya que las cantidades de micotoxinas presentes en los mismos son mínimas. Además, los rigurosos controles sanitarios llevados a cabo por parte de la industria alimentaria aseguran que los niveles de estas sustancias se mantengan por debajo de los máximos que marca la legislación europea.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS