¿Qué relación hay entre el radón y el cáncer?

El radón es considerada la segunda causa más importante a nivel mundial de cáncer de pulmón. Pero, ¿qué es este gas y de dónde viene? ¿Por qué resulta tan peligroso? Y, ¿qué hacemos para combatir sus efectos?

¿Qué es el radón?

Este gas noble es inodoro (no huele), incoloro (no se ve), e inerte (no reacciona con otros materiales). Según se descubrió tiempo atrás, este gas es el culpable de entre el 3% y el 15% de los cánceres de pulmón padecidos en las zonas donde se encuentra.radón

Por desgracia, la Organización Mundial de la Salud (la OMS) no puede determinar ningún nivel seguro para este gas, lo que quiere decir que no hay ninguna cantidad mínima que no resulte potencialmente peligrosa para la salud. Es decir, que hay que evitar su presencia en cualquier caso.

¿Dónde lo encontramos?

El radón se produce por la descomposición de minerales radioactivos, como el uranio, que se encuentran en la naturaleza. En España, por ejemplo, los depósitos de este mineral natural se encuentran en los grandes macizos montañosos, especialmente en el centro y noroeste de la península, así como en el noreste.

El uranio, que es un mineral natural, se descompone en otros metales y radón durante el proceso radioactivo. Esto ocurre muy por debajo del suelo que pisamos, pero el gas va subiendo entre las fisuras y se acumula en los hogares, especialmente en estas zonas.

Por ello, a la hora de construir se hacen análisis de este gas en el subsuelo, para asegurar así que la zona está libre de radón, evitando una contaminación que podría ser muy peligrosa.

¿Por qué se relaciona el radón con el cáncer?

La radiación es un proceso físico en el cual los componentes radioactivos se descomponen lanzando partículas, como si fueran diminutas balas, que pueden dañar nuestro ADN. En concreto, el radón es radiactivo y emite unas partículas llamadas “alfa” (radiación alfa).

La radiación alfa no puede atravesar el espesor de la piel, por lo que normalmente no resulta especialmente dañina cuando estamos expuestos a ella. Sin embargo, al respirar el radón, este gas se mete en nuestros pulmones, cuyos tejidos son mucho más delicados y pueden ser fácilmente afectados por la radiación.

¿Qué podemos hacer para prevenir?

El radón puede provenir del subsuelo, por lo que puede acumularse en casa a través del sótano y los cimientos o, incluso, a través del agua si esta viene de algún manantial. La única medida adecuada para combatir sus efectos es ventilar adecuadamente la casa, mejorando la ventilación de la misma.

 

También se puede tratar de sellar las fuentes de este gas, en el suelo, o realizar una cara extracción de la bolsa de gas. En cualquier caso, siempre se puede consultar con el Gobierno local, que por ley está obligado a informar y mantener unos controles de este gas para asegurar la salud de los ciudadanos.

¿Quieres compartir?:

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS