Qué relación existe entre la dieta cetogénica y el cáncer

Uno de los factores de la aparición del cáncer que se hace más evidente, a medida que lo comprendemos mejor, es nuestro estilo de vida. La actividad física, nuestros hábitos o la alimentación juegan un papel fundamental en la manifestación de esta enfermedad.

Con eso en mente, ya hay muchos defensores de la dieta cetogénica, o keto, que apuntan a que este tipo de patrón alimenticio podría ayudar a prevenir, y hasta controlar, el cáncer. ¿En qué consiste y qué hay de real en estas afirmaciones?

Qué es la dieta cetogénica y para qué sirve

El nombre de la dieta cetogénica proviene de los cuerpos cetónicos. Como su nombre indica, este patrón nutricional busca generar este tipo de sustancias. Los cuerpos cetónicos son un producto metabólico (de nuestro cuerpo) que se genera cuando no tenemos glúcidos (mal llamados hidratos de carbono) disponibles para obtener energía rápidamente.

Al no tener estos azúcares, las grasas pasan por un ciclo más ineficiente, energéticamente hablando, y se convierten en estas sustancias que “sustituyen” temporalmente a los glúcidos. Por eso, la dieta cetogénica excluye en la medida de lo posible este macronutriente. Existen diversas evidencias que apuntan a que la dieta cetogénica tiene eficacia a la hora de controlar el sobrepeso y ha mostrado algunos beneficios fisiológicos, cuando se emplea adecuadamente.

Qué relación tiene con el cáncer

A partir de esta cuestión, los defensores plantean que puede resultar muy útil para el control del cáncer. Uno de los argumentos más usados es que las células cancerígenas utilizan como principal fuente de energía los azúcares. Al reducir su disponibilidad, también se reduciría su capacidad de actuación. Este argumento, sin embargo, no parece estar sustentado por las evidencias científicas.

Por otro lado, sí que existen algunos indicios de sus beneficios contra los tumores. Aunque el argumento anterior no parece ser el que soporte las evidencias, cada vez hay más pistas de esta relación beneficiosa. No obstante, todavía es demasiado pronto para afirmar que exista una relación beneficiosa. ¿Por qué razón? Porque unos pocos resultados, y la forma que tienen estos, no son suficientes.

Aunque los investigadores sospechan que podría existir una relación positiva, y que una dieta cetogénica administrada por un nutricionista podría complementar o ayudar en el control del cáncer, lo cierto es que todavía falta mucha más investigación al respecto. Es necesario conocer los mecanismos y los resultados, contrastar la información y asentar el conocimiento sobre este hecho para poder decir que existe esta relación.

Mientras tanto, es solo una hipótesis sin comprobar y sin verdadera evidencia científica (asentada), por lo que no podemos decir que la dieta cetogénica ayude contra el cáncer, aunque tal vez podamos decirlo en un futuro.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS