¿Qué es CRISPR y cómo nos ayuda a combatir el cáncer?

Este mismo año, la Asociación Española Contra el Cáncer concedía sus galardones “V de Vida” 2018 a los descubridores de la técnica CRISPR, Francisco Martínez Mójica, Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier. Esta herramienta es una de las grandes promesas de la edición genética y augura un futuro brillante en muchos aspectos, incluyendo la lucha contra el cáncer. ¿Por qué razón?

¿CRISPR? ¿Qué es eso?

Se conoce como tecnología CRISPR/Cas9 a una técnica de edición genética que permite “cortar y pegar” trocitos de ADN. El ADN es una cadena larguísima que contiene toda la información necesaria para formar un ser vivo. Gracias a esta técnica podemos buscar pedazos de información concreta (genes) y cortarlos o pegarlos a voluntad.

CRISPR es en realidad una serie de “marcas” en el ADN que nos permiten identificar la zona concreta. De esta manera, podemos cortar con precisión entre dos puntos, sin hacer un destrozo.

Además, también nos permite pegar a partir de estos pedazos. Así, por ejemplo, podemos cortar un gen “roto” y colocar uno “reparado”, por poner un ejemplo sencillo. Mientras que CRISPR es el acrónimo de “repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas” (en inglés), Cas9 es una proteína encargada de cortar estas repeticiones.

Así, CRISPR sirve para señalar los puntos y Cas9 hace de tijera (y también de pegamento). Sus propiedades fueron descubiertas por Francisco Martínez Mójica en 1993, aunque no fue hasta hace unos pocos años que Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier consiguieron descifrar el mecanismo por el cual funciona. Esto ha abierto la puerta a poder editar todo el material genético de cualquier ser vivo, un descubrimiento que bien vale un Nobel.

La edición genética contra el cáncer

¿Cómo podríamos usar esta técnica para ayudarnos en la lucha contra el cáncer? Conocemos cientos de mutaciones que predisponen al cuerpo a padecer tumores malignos. Muchos de estos nos afectan de forma directa o indirecta. CRISPR nos permitiría, por ejemplo, eliminar estas mutaciones y remplazar el gen “roto” por uno en buen estado.

Esta es una explicación un poco simplista, pero ayuda a entender cómo podemos usar esta técnica a nuestro favor. A medida que conocemos mejor los cambios que hacen mella en nuestros genes, comprendemos cómo nos afectan y, en consecuencia, cómo podemos solucionarlos.

Por ahora, usar esta técnica con seres humanos está prohibido. Esta prohibición, sin embargo, no afecta a China, cuyas leyes sí que permiten su experimentación con seres humanos. No obstante, todavía no han comenzado los ensayos con pacientes, por lo que es muy pronto para saber qué efecto tendrá esta técnica en humanos.

Por otro lado, muchas son las esperanzas puestas en CRISPR, aunque todavía sea temprano, pues gracias a esta técnica podríamos solucionar una cantidad enorme de problemas asociados a nuestros genes.

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS