Pulmón y páncreas, dos días, dos órganos y mucha prevención

Los próximos 15 y 17 de noviembre, en pleno “movember”, viviremos dos días muy especiales para concienciar sobre el cáncer de páncreas y pulmón. Estas son de las enfermedades con más incidencia enmarcadas en el cáncer. Entenderlas y saber cómo se pueden prevenir es esencial.

El 16 celebramos el Día Mundial del Cáncer de Páncreas

En 2018 se celebra la quinta edición del Día Mundial, declarada por la UNESCO tras la petición de más de 60 asociaciones de pacientes de 27 países distintos. Cada año se detectan en torno a 4.000 nuevos casos en España.

El cáncer de páncreas es, por desgracia, el más letal del mundo. Esto se debe, en gran medida, a que se detecta muy tarde porque sus síntomas no son nada específicos. Esto impide un diagnóstico eficiente en muchas ocasiones.

Por todo ello, el pasado 2017 el lema del Día Mundial exigía diagnósticos tempranos y más atención. Pero para poder alcanzar esta detección lo antes posible, algo que aumenta muchísimo la tasa de supervivencia, hace falta que las personas sean conscientes de los síntomas de alarma y acudan de inmediato al médico, solicitando una prueba diagnóstica.

Los síntomas de alerta son la ictericia, el dolor abdominal y de espalda, la pérdida de peso imprevista y falta de apetito, las náuseas y vómitos, entre otros. Ante la sospecha, es importante ir cuanto antes al centro de salud.

El 17 será el Día Internacional del Cáncer de Pulmón

El cáncer de pulmón también se encuentra entre los más letales. De nuevo, una detección temprana aumenta exponencialmente la tasa de supervivencia. Por tanto, es imprescindible contar con una buena prevención y concienciación sobre el problema.

En el cáncer de pulmón, en concreto, existe una gran cantidad de factores de riesgo externos. Es decir, hay muchas sustancias y hábitos que podemos evitar para reducir el factor de riesgo de este tipo de cáncer. Entre ellos están el tabaco, la contaminación o las circunstancias laborales.

Todos estos factores pueden evitarse con buenos hábitos y una correcta prevención laboral. Pero, además, si somos conscientes de los síntomas asociados a esta enfermedad podremos actuar cuanto antes en el caso de detectarlos.

Como ocurre con el cáncer de páncreas, los síntomas son muy inespecíficos, por lo que conviene recurrir al médico ante los signos de alarma; que son la tos exacerbada, la hemoptisis o expectoración sanguinolenta, la disena o “falta de aire” y el dolor en el tórax.

En caso de sospechar no debemos dudar en ir a nuestro médico y pedir una prueba diagnóstica. Cuanto antes, como ocurre con el de páncreas, más posibilidades tendremos de un tratamiento correcto y eficiente.

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS