Preguntas y respuestas sobre el cáncer de tiroides

En España se diagnostican al año más de 3.000 casos de cáncer de tiroides. Para las personas de entre 20 y 40 años, este tipo de tumor es uno de los cinco más frecuentes. Aun así, este cáncer también se cuenta entre los más desconocidos entre los pacientes. Vamos a responder a algunas preguntas que ayuden a perfilar esta enfermedad.

¿Qué es el cáncer de tiroides?

La tiroides es una glándula endocrina, situada junto al cartílago tiroides sobre la tráquea, que regula el metabolismo del cuerpo. El cáncer de tiroides ocurre cuando las células de este tejido comienzan a dividirse sin control, interrumpiendo su buen funcionamiento y poniendo en peligro al resto de nuestro organismo.

¿Qué lo causa?

Las causas por las que aparece este tipo de cáncer son desconocidas. Se conocen factores de riesgo, como lo es la radiación producida por contaminación con minerales radiactivos. Otro factor de riesgo es la presencia de estos tumores en antecedentes familiares. También existen ciertas evidencias de su aparición relacionada con la falta de yodo en la dieta. Pero, en consenso, su origen no tiene unas causas claras y acotadas.

¿Qué síntomas presenta?

Por suerte, los tumores de la tiroides suelen identificarse rápidamente debido a un bulto en el cuello que los manifiesta. Más adelante podrían aparecer síntomas relacionados con el malfuncionamiento de la tiroides: hipotiroidismo o hipertiroidismo, aunque la relación con estas dos enfermedades no está clara. El resto del desarrollo tumoral es similar al de otros tipos de cáncer.

¿A quién afecta principalmente?

Este tipo de cáncer aparece en personas de entre 20 y 40 años, principalmente, afectando sobre todo a mujeres.

¿Qué tratamientos existen?

En primer lugar, está el diagnóstico; el cual ha avanzado muchísimo en las últimas décadas gracias a la mejora de técnicas ecográficas e histológicas (estudio de las ecografías y análisis de tejidos). Esto permite identificar y clasificar rápidamente el tumor. El tratamiento principal consiste en la cirugía para extirpar el tumor. También se administra radioterapia adyuvante en algunos casos concretos, para asegurar la recesión del cáncer.

La cirugía no siempre elimina del todo la glándula, lo que supondría mantener un tratamiento con la hormona tirosina de por vida, sino que se secciona solo la parte del tumor. Esta técnica está teniendo cada vez más éxito debido a las mejoras médicas. El tratamiento dependerá de la clase de tumor, así como su estadio. También depende mucho de la edad de los pacientes. Pero, en general, los tumores de la tiroides tiene un buen pronóstico, con tasas de curación del 90% y una esperanza de vida asociada muy positiva.

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS