Por qué los estudios genómicos son imprescindibles en la lucha contra el cáncer

La genética, como disciplina científica, probablemente sea el arma más eficaz que hemos encontrado para combatir el cáncer. El secreto del malfuncionamiento celular que da origen a los tumores está escondido en lo más profundo de la célula. Solo con las técnicas más avanzadas estamos desvelando los matices imprescindibles para entender cómo funciona.

¿En qué consiste un estudio genómico?

Un estudio genómico obtiene su nombre del genoma, que es como se conoce al conjunto de genes que conforma el material genético de una célula. En otras palabras, el genoma es el compendio de instrucciones que determina lo que somos. Por tanto, un estudio genómico analiza este genoma, aunque lo hace solo en parte.

Lo que hacen los investigadores es tomar una muestra de ADN a partir de las células de un paciente. Como todo el genoma es gigantesco, se buscan solo fragmentos concretos que se conocen por estar relacionados con la aparición del cáncer. Normalmente, estos estudios se obtienen a partir de una muestra de sangre y no conllevan ningún proceso especial para el paciente.

Para qué sirven

Los estudios genómicos tienen un importantísimo valor diagnóstico. Estos estudios aportan la información necesaria al oncólogo, quien la usará en su toma de decisiones. A su vez, existen estudios del genoma del cáncer cada vez más específicos. Estos permiten identificar mutaciones en los genes que son responsables de la aparición de ciertos tumores. De esta manera, este tipo de estudios hacen su papel indispensable en investigación básica.

En primer lugar, nos permiten hacer un “mapa” de moléculas relacionadas con los tumores. Muchas de estas servirán como dianas terapéuticas, es decir, serán el objetivo de una terapia que ayude a controlar la proliferación del tumor.

En segundo, con este tipo de estudios se pueden analizar y buscar todo tipo de tumores. Para los más conocidos existen pruebas determinadas y que se hacen de manera más o menos rutinaria. Los cánceres desconocidos también pueden ser analizados mediante un estudio genómico, de manera que se pueden buscar marcadores (moléculas expresadas y caracterizadas de manera única en el ADN) que nos ayuden a clasificarlos mejor.

Sin ellos no podríamos combatir el cáncer

La finalidad de estos estudios es comprender, diagnosticar y, por tanto, combatir mejor el cáncer. Sin ellos sería imposible enfrentarnos a tantas patologías, y tan complejas, como las asociadas con el cáncer. Gracias a los estudios genómicos podemos entender muchos de los mecanismosque provocan la aparición de tumores y, por tanto, desarrollar tratamientos cada vez más efectivos.

Por otro lado, el estudio genómico de un paciente le permite al especialista determinar con mucha más precisión el perfil oncológico del paciente. Esto es imprescindible para ajustar la terapia de la manera más adecuada posible. Así, tras esta prueba diagnóstica, el médico podrá afinar su diagnóstico y apostar por un tratamiento mucho más eficaz.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS