Nuevos estudios desvelan el mecanismo preciso por el cual el sol provoca los melanomas

Los melanomas es el tipo de cáncer de piel más peligroso que existe, y se produce cuando las células pigmentadas de la misma (llamadas melanocitos) acumulan mutaciones en los genes que regulan su división. A pesar de que representan el 1% de todos los casos de cáncer de piel, los melanomas tienen una gran capacidad para dispersarse por el cuerpo e invadir tejidos alejados de la zona original donde se produjeron, utilizando un mecanismo que conocemos como metástasis. La causa exacta de los melanomas, a pesar de que se sabía que exposiciones prolongadas a las radiaciones ultravioletas del sol (especialmente a las longitudes de onda UV-B) jugaban un papel crucial, era desconocida, pero un nuevo estudio parece haber descubierto los mecanismos que desencadenan la aparición de este tipo de tumor.

TT, TC, CC

El ADN de nuestras células está formado por la unión de unas unidades llamadas nucleótidos, de las cuales existen 4 tipos diferenciables por la base nitrogenada que poseen en su estructura, y a las que conocemos como adenina, timina, guanina y citosina (representadas con frecuencia como A, T, G y C). Estos nucleótidos se encuentran enlazados unos con otros de manera lineal formando una cadena, la cual está enfrentada con otra que lleva en cada posición el nucleótido complementario a la primera. 

El estudio llevado a cabo por científicos del Instituto Van Andel de EEUU parece haber desvelado que la clave del nacimiento de los melanomas sería la aparición de mutaciones en los nucleótidos pirimidínicos contiguos (específicamente T-T, T-C y C-C), formando unas estructuras químicas que se conocen como dímeros de pirimidina en las que, gracias a los fotones de alta energía de las radiaciones UV, aparece una unión química anómala de ambos que posteriormente provocarán errores de lectura y replicación del material genético. La investigación también parece haber concluído que el cambio más grave se produce por la desaminación de estos compuestos, que acaban transformados en uracilo (una base nitrogenada presente en el ARN pero no en el ADN).

La desaminación del ADN es una mutación que se repara de forma lenta, por lo que hay muchas posibilidades de que la división celular del melanocito se produzca antes de la misma y en cuyo caso las células hijas la heredarían con facilidad. Los investigadores han puntualizado que evitar que se produzcan estas desaminaciones es difícil, pero sí que se podrían hacer estudios sobre la posibilidad de usar enzimas que reparen con alta especificidad este tipo de mutaciones.

Bibliografía

  • Reed, Kurtis B., Jerry D. Brewer, Christine M. Lohse, Kariline E. Bringe, Crystal N. Pruitt, y Lawrence E. Gibson. 2012. «Increasing Incidence of Melanoma Among Young Adults: An Epidemiological Study in Olmsted County, Minnesota». Mayo Clinic Proceedings 87 (4): 328-34. https://doi.org/10.1016/j.mayocp.2012.01.010.
  • «The major mechanism of melanoma mutations is based on deamination of cytosine in pyrimidine dimers as determined by circle damage sequencing | Science Advances». s. f. Accedido 27 de agosto de 2021. https://advances.sciencemag.org/content/7/31/eabi6508.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS