Las células del cáncer se engullen a sí mismas para sobrevivir

La membrana citoplasmática es una parte de las células imprescindible para su supervivencia: las aísla y protege del medio externo evitando a su vez que los contenidos del interior se desparramen por doquier. Está formada en gran medida por una bicapa lipídica, dos capas de lípidos (moléculas de grasa) en la que se insertan una serie de moléculas denominadas glucoproteicas, las cuales son utilizadas por la célula a modo de “sensores” y “filtros”. En este último caso impiden la penetración de sustancias de naturaleza tóxica a la misma, sin perjudicar los flujos normales que llevan los nutrientes hacia el interior y los desechos hacia el exterior.

Llegados a este punto de la explicación, es lógico pensar que, al igual que ocurre con nuestra piel que actúa como nuestra primera línea de defensa ante los agentes externos, la membrana celular debería ser también capaz de repararse cuando sufre algún tipo de daño, y un equipo de investigadores daneses acaban de demostrar que lo hacen de una manera muy curiosa: mediante macropinocitosis.

¿Qué es la macropinocitosis?

La macropinocitosis es un proceso por el que la célula introduce sustancias en el interior celular. Se puede definir como un mecanismo mediante el cual se forma un pliegue en la membrana citoplasmática que envuelve una parte del líquido extracelular y lo engulle. De normal, este proceso le sirve a la célula para atrapar ciertas moléculas suspendidas en el medio exterior que, debido a su tamaño, son incapaces de atravesar la membrana, pero a la luz de los nuevos hallazgos parece ser que también tiene un rol fundamental a la hora de cerrar agujeros en las membranas de las células tumorales en cuestión de minutos, lo que les dota de una increíble resiliencia ante esa clase de daños mecánicos.


Para comprobar cómo se produce este remiendo, los investigadores utilizaron un láser muy preciso capaz de provocar la aparición de agujeros en la membrana de las células cancerosas, viendo con asombro como los daños desaparecían en minutos porque las células ingerían un trozo de sí mismas para conseguirlo. Estos resultados son especialmente interesantes porque la macropinocitosis nunca se había propuesto como objetivo para desarrollar algún tipo de medicamento que fuese capaz de bloquear el proceso, lo que abre la puerta a que en un futuro se pueda explorar esta vía como fuente de nuevos tratamientos antitumorales.

Bibliografía

  • Ha, Kevin D., Scott M. Bidlingmaier, y Bin Liu. 2016. «Macropinocytosis Exploitation by Cancers and Cancer Therapeutics». Frontiers in Physiology 0. https://doi.org/10.3389/fphys.2016.00381.
  • Sønder, Stine Lauritzen, Swantje Christin Häger, Anne Sofie Busk Heitmann, Lisa B. Frankel, Catarina Dias, Adam Cohen Simonsen, y Jesper Nylandsted. 2021. «Restructuring of the Plasma Membrane upon Damage by LC3-Associated Macropinocytosis». Science Advances 7 (27): eabg1969. https://doi.org/10.1126/sciadv.abg1969.
  • steve. s. f. «What Is Macropinocytosis?» MBInfo. Accedido 2 de agosto de 2021. https://www.mechanobio.info/what-is-the-plasma-membrane/what-is-membrane-trafficking/what-is-macropinocytosis/.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS