La dieta rica en fibra, puede ayudar a reducir los efectos en el estómago de la radioterapia

Además de los avances en diagnóstico y tratamiento, la investigación contra el cáncer tiene otra responsabilidad: asegurar la calidad de vida de los pacientes. En ese sentido trabaja uno de los últimos estudios publicados por la Universidad de Gotemburgo, la Universidad de Lund y la Universidad de Australia del Sur, en conjunto.

En él, los investigadores apuntan a que la fibra dietaria podría ser un complemento especialmente útil a la hora de combatir los efectos negativos en el tracto digestivo causados por la radioterapia.

“Contradice las recomendaciones tradicionales”

La investigación internacional ha conseguido demostrar que una dieta rica en fibra podría reducir significativamente la inflamación intestinal inducida por la radioterapia. Este efecto ocurre en la gran mayoría de casos de tratamiento debido a las características del tejido digestivo.

Lo que encontró este estudio preclínico es que el salvado de avena en la dieta puede compensar el daño gastrointestinal crónico causado por la radioterapia, lo que contradice las recomendaciones clínicas tradicionales.

“A los pacientes con cáncer a menudo se les aconseja seguir una dieta restringida en fibra. Esto se debe a que se cree que una dieta alta en fibra agrava la hinchazón y la diarrea, ambos efectos secundarios comunes de la radioterapia”, dice el Dr. Andrea Stringer, investigador de gastroenterología y oncología de UniSA, coautor del estudio.

“Sin embargo, este consejo no se basa en las últimas evidencias, ya que la fibra insuficiente puede ser contraproducente y exacerbar la toxicidad gastrointestinal”, afirmaba para la prensa.

La dieta rica en fibra y la respuesta inflamatoria

Una dieta sin fibra, explicaba el investigador, genera citocinas inflamatorias que están presentes durante mucho tiempo después de la sesión de radioterapia. Las citocinas, o citoquinas, son proteínas que regulan la función que las células ejercen sobre otros tipos celulares. Entre otras muchísimas funciones, las citocinas regulan el aumento de la inflamación del sistema digestivo.

El estudio muestra que una dieta rica en fibra disminuye la presencia de estas citocinas y, consecuentemente, produce una reducción de la inflamación inducida por la radioterapia, tanto a corto como a largo plazo. Esto es muy importante porque, señalan los autores del estudio, los problemas intestinales posteriores a la radioterapia son problemáticos para muchos pacientes supervivientes del cáncer.

“En Europa, aproximadamente un millón de supervivientes de cáncer relacionado con los órganos pélvicos sufren de una salud intestinal comprometida debido a los síntomas gastrointestinales inducidos por la radioterapia”, explicaba el Dr. Stringer para la prensa.

“Si podemos prevenir parte de la inflamación resultante del tratamiento ajustando los niveles de fibra dietética, podríamos mejorar la salud intestinal a largo plazo, y posiblemente de por vida, entre los pacientes“, reafirmaba.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS