¿Es verdad que hay más cáncer ahora que antes?

cancer 1.7 millones de añosNo es raro escuchar que ahora hay más cáncer que antes. Pero esto no es cierto. ¿Cuál es el origen de la enfermedad? ¿Desde cuándo la conocemos? Y, más importante, ¿es más habitual ahora que antes? La percepción de un problema de estas características, a veces, no nos deja ser objetivos. Pero es importante no dejarse llevar por las apariencias.

¿Desde cuándo existe el cáncer?

La respuesta a esta pregunta puede parecer complicada, pero, en realidad, es muy sencilla: desde siempre. Tenemos evidencias de que las culturas clásicas ya lo sufrían. De hecho, la palabra cáncer proviene, precisamente, de Grecia. Pero sabemos, además, que en culturas prehistóricas también han habido numerosos casos de cáncer. De hecho, los tumores no son únicos de la especie humana.

Existen fósiles de dinosaurios que muestran, claramente, haber sido afectados por el cáncer. En definitiva, el cáncer no es algo que haya aparecido recientemente, sino que está ligado, por desgracia, a nuestros tejidos. ¿Por qué razón?

¿Qué es el cáncer?

El cáncer, en realidad, se debe a un malfuncionamiento de nuestras células. El ADN de nuestras células tiene las instrucciones adecuadas para hacer que cada una de ellas haga su trabajo perfectamente y en perfecta sincronía con el resto. Cuando estas instrucciones se corrompen, existen unas medida de seguridad que hacen que la célula se “suicide”.

Si esta medida tampoco funciona, entonces, tendremos una masa de células que se reproduce sin parar, consumiendo recursos, ocupando espacio y produciendo sustancias de desecho sin control. Estamos, ahora, ante un tumor. La cuestión es que este tumor puede seguir creciendo, extendiendo el cáncer.

Debido a la gran cantidad de células existentes en nuestro cuerpo, así como las diferencias celulares que existen entre ellas, no existe el cáncer, sino cientos de tipos de cáncer. A diferencia de otras enfermedades, estos no están producidos por otros organismos que quieren hacernos daño, como podrían ser bacterias o parásitos.

Ni siquiera son fruto de un ente como los virus, que necesita de nuestra maquinaria celular para “sobrevivir”. En realidad, el cáncer (los cánceres) son una manifestación de nuestra enorme complejidad como organismos. Nuestras propias células son las culpables, involuntarias, de que ocurra.

¿Hay más cáncer que antes?

En niveles relativos, no. Si miramos las estadísticas, veremos que el número de diagnosticados por año ha ido creciendo enormemente en los últimos 100 años. ¿En qué quedamos? El hecho de que detectemos más tumores no significa que haya más que antes.

Lo que quiere decir es que ahora los conocemos mejor. También indica que hoy día los detectamos con mayor facilidad. Los que antes eran “invisibles” a nuestras técnicas, ya no lo son. Sí que es cierto que existen razones para pensar que nuestros hábitos de vida están jugando en nuestra contra.

Así, la mala alimentación, la obesidad, los malos hábitos, el sedentarismo, la contaminación y otros factores externos podrían contribuir a que existan más casos. Pero estos no son verdaderamente relevantes en el cómputo total, al menos, por el momento. Eso sí, si no queremos que este miedo se vuelva una realidad, es hora de ponerse manos a la obra y mejorar estos aspectos de nuestra vida.

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS