El tipo de tratamiento contra el cáncer afecta a la vacunación contra el coronavirus

No es ninguna sorpresa: los pacientes con cáncer tienen un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, además de la posibilidad de sufrir algunas consecuencias graves por la COVID-19. Por esta razón, se consideran pacientes de riesgo y con preferencia en los planes de vacunación. Sin embargo, existen pocos estudios o resultados sobre cómo afectan los tratamientos para combatir al cáncer en el proceso de protección contra el coronavirus. Este es uno de los primeros.

En el estudio publicado recientemente en la revista JAMA Oncology, un equipo interdisciplinario de investigadores de la MedUni Vienna y el Hospital General de Viena, dirigido por Matthias Preusser, demuestran que el tipo de tratamiento contra el cáncer influye en la respuesta a la vacunación. Así, los pacientes sometidos a quimioterapia muestran niveles de anticuerpos más bajos que los pacientes sometidos a terapias dirigidas, por ejemplo.

Quimioterapia y terapias dirigidas: una diferencia en el nivel de anticuerpos

«La forma de tratamiento del cáncer influye en la respuesta a la vacuna», aseguraba Maximilian Mair de la División de Oncología del Hospital de Viena, autor principal del estudio, junto con Julia Berger. «Los pacientes que recibieron quimioterapia muestran niveles de anticuerpos más bajos que los pacientes tratados con terapias dirigidas. También encontramos niveles más bajos de anticuerpos en pacientes con cánceres de sangre que habían recibido terapia dirigida contra células B malignas», confirmaba en una nota de prensa.

Por otro lado, aunque tanto en individuos sanos como en pacientes con cáncer, los niveles de anticuerpos son más altos después de la inmunización completa con las vacunas autorizadas, independientemente de la vacuna que se administre, incluso después de la vacunación completa, los niveles de anticuerpos son más altos en individuos sanos que en pacientes con cáncer, lo que era esperable. «No se encontraron diferencias entre las diversas vacunas, y la mayoría de las personas recibieron la vacuna de ARNm», comentaba.

Los datos muestran que la mayoría de los pacientes con cáncer desarrollan anticuerpos contra la proteína spike del SARS-CoV-2, la espícula utilizada por las vacunas para identificar al virus, después de la vacunación y, por lo tanto, queda claro que la vacunación es positiva. Eso sí, seguramente habrá que tener en cuenta que algunos tratamientos contra el cáncer reduzcan la protección, tomando medidas de prevención adecuadas para proteger a los pacientes. Por tanto, incluso después de la vacunación, las medidas de protección generales, como las pruebas periódicas de Covid y las medidas de higiene, siguen siendo esenciales, especialmente para los pacientes que reciben tratamiento continuo contra el cáncer.

Bibliografía

  • Mair, Maximilian J., Julia M. Berger, Anna S. Berghoff, Angelika M. Starzer, Gregor Ortmayr, Hannah C. Puhr, Ariane Steindl, et al. 2021. «Humoral Immune Response in Hematooncological Patients and Health Care Workers Who Received SARS-CoV-2 Vaccinations». JAMA Oncology, septiembre, 1-8. https://doi.org/10.1001/jamaoncol.2021.5437.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS