El CBD podría ayudar a reducir el tamaño de los glioblastomas

El cannabidiol representado por sus siglas, CBD, es uno de los cientos de compuestos cannabinoides que la planta Cannabis sativa sintetiza como resultado de su metabolismo. A pesar de que en las variedades destinadas a uso lúdico de la marihuana no suele ser un componente mayoritario (ocupando dicho lugar el archiconocido THC o tetrahidrocannabinol), sí que juega una fracción considerable en las plantas no psicoactivas, conocidas vulgarmente como cáñamo. 

Aunque el CBD no posee el acusado efecto psicoactivo de su primo-hermano, no es raro que últimamente sea el protagonista de varios papers científicos, tratando de descubrir los posibles usos médicos que este químico pudiera tener.

El CBD y los glioblastomas

Una de esas investigaciones es precisamente la que ha llevado a cabo un equipo de científicos del Colegio Médico de Georgia, en la Universidad Augusta, que parecen haber descubierto que el CBD inhalado podría reducir el tamaño de los glioblastomas, un tumor cerebral letal cuyo pronóstico a día de hoy suele ser pesimista. 

El estudio en cuestión se llevó a cabo en un modelo animal, usando ratones a los que se les implantó células de glioblastoma procedentes de humanos para crear un modelo ortotópico lo más realista posible. El CBD fue administrado mediante inhalación, un método que no solo asegura la llegada del medicamento al sistema nervioso central, sino que además resultaría muy cómodo para administrar a hipotéticos futuros pacientes.

Los tratamientos que se utilizan en la actualidad para tratar este tipo de cáncer son la quimioterapia, la radioterapia, y la cirugía, pero ninguna de estas permite asegurar la recuperación del paciente. El CBD sin embargo parece alterar el micro ecosistema del tumor disminuyendo también el nivel de inflamación local, lo que podría ser prometedor a la hora de utilizarlo como medicamento suplementario a las terapias ordinarias. La inflamación se produce debido a la lucha que lleva a cabo el sistema inmune contra el tumor, pero pasado cierto tiempo el cáncer queda establecido y dicha inflamación pasa a protegerlo, formándose un microentorno con sistema circulatorio propio que lo alimenta.

Otro rasgo que protege a los glioblastomas es la presencia de “puntos de control inmunitarios” en el microecosistema del tumor, cuya función normal es la de evitar una respuesta inmune exagerada contra los componentes de nuestro propio cuerpo, evitando así reacciones autoinmunes. El CBD también demostró ser eficaz en reducir el reclutamiento de células gliales por parte del tumor que en su presencia suelen convertirse en macrófagos asociados al glioblastoma, así como cambiar con resultados positivos los niveles de moléculas como la P-selectina, la apelina, la IL-8, la IDO, el CD103 o el CD8.

Bibliografía

  • Khodadadi, Hesam, Évila Lopes Salles, Ahmet Alptekin, Daniel Mehrabian, Martin Rutkowski, Ali S. Arbab, W. Andrew Yeudall, et al. 2021. «Inhalant Cannabidiol Inhibits Glioblastoma Progression Through Regulation of Tumor Microenvironment». Cannabis and Cannabinoid Research, diciembre. https://doi.org/10.1089/can.2021.0098.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS