Detectar el cáncer en el aliento no es ciencia ficción

Las técnicas médicas y los fármacos son dos campos en continua evolución en el mundo de la medicina moderna. Siendo tan importantes los descubrimientos de nuevas sustancias químicas capaces de frenar la expansión incontrolada de células que provocan cáncer, como los avances realizados en materia de cirugías o métodos de diagnóstico.

Este último aspecto, aunque pueda parecer trivial, es el foco del artículo de hoy, ya que el diseño de procedimientos menos invasivos, molestos e incluso dolorosos resulta esencial para lograr aumentar la calidad de vida de los pacientes que ya de por sí están pasando por una etapa difícil de sus vidas.

La importancia del diagnóstico temprano

Uno de los factores que más afecta al desarrollo y a la morbilidad de la gran mayoría de cánceres es la rapidez con la que se logran detectar. En general, un diagnóstico temprano afecta de forma positiva a la efectividad del tratamiento que se le manda a un paciente con cáncer, como ocurre en el caso de los carcinomas de células escamosas de cuello y cabeza.

Este tipo de cáncer tiene una etiología variada, entre cuyas causas podemos encontrar la sobreexposición al sol, el consumo de alcohol y tabaco, una mala higiene oral e incluso el virus del papiloma humano. Para su diagnóstico, a un grupo de investigadores australianos de la Universidad de Flinders se les ocurrió un método novedoso. En él, recogieron muestras del aliento de diversos pacientes sospechosos de portar dicha enfermedad, las cuales fueron posteriormente analizadas en un espectrómetro de masas de tipo SIFT-MS.

Tras desarrollar un modelo estadístico de regresión logística optimizada, se demostró la posibilidad de diferenciar a los pacientes que efectivamente eran portadores de cáncer (lo cual se confirmó posteriormente mediante biopsia) de los que pertenecían al grupo de control y que poseían una enfermedad benigna, con una tasa de acierto del 80%.


Implicaciones en futuras investigaciones

La capacidad de detectar un tipo de cáncer en etapas tempranas con un ejercicio tan simple como pedirle al paciente que sople en una probeta abre las puertas al desarrollo de otras técnicas de diagnóstico similares, menos invasivas y cada vez más pulidas, las cuales podrían permitir en un futuro el diseño de test sencillos destinados a un grupo más amplio de la población, lo cual evitaría en muchos casos una evolución negativa de la enfermedad y una mejor respuesta a los tratamientos médicos actuales.

Bibliografía

  • Dharmawardana, Nuwan, Thomas Goddard, Charmaine Woods, David I. Watson, Eng H. Ooi, y Roger Yazbeck. 2020. «Development of a Non-Invasive Exhaled Breath Test for the Diagnosis of Head and Neck Cancer». British Journal of Cancer, septiembre. https://doi.org/10.1038/s41416-020-01051-9.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS