Científicos del Sinai Health encuentran una proteína clave común en todos los tipos de cáncer

Un estudio reciente llevado a cabo por un equipo científico perteneciente al Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbaum (parte del Sinai Health center de Ontario) parece haber descubierto una molécula que actuaría como el denominador común de todos los cánceres. Se trata de la proteína YAP (Yes-Associated Protein, o en español, Proteína Asociada-Sí), que tendría la capacidad de agrupar a todos los tipos de cáncer en dos categorías básicas: Aquellos que la tienen activada, y aquellos que la tienen desactivada.

Defendiéndose contra los medicamentos

El Doctor Rod Bremner, uno de los científicos que ha participado en el estudio en cuestión, comentó para la revista Cancer Cell que todas las células tumorales que han estudiado presentan la proteína YAP, ya sea en su estado activado o por el contrario desactivado. YAP no solo tiene importancia como marcador, sino que está implicada en las defensas que presenta el cáncer frente a los medicamentos que se usan para tratarlo, jugando un papel importantísimo en la formación de tumores malignos, al ser un regulador y a su vez ser regulada por la vía de señalización del hipotálamo en la que una cascada de kinasas resulta en la inactivación de las mismas. YAP influye en el crecimiento tumoral al actuar como regulador transcripcional, activando a los genes que favorecen la proliferación celular y suprimiendo los que se encargan del proceso apoptótico (el conocido como suicidio celular programado, que se activa de manera natural cuando una célula ha llegado al final de su vida útil en nuestro organismo).

Además, los científicos del Sinai Health explicaron que YAP puede presentar efectos sinérgicos o antagónicos para el desarrollo del cáncer, dependiendo de qué tipo de cáncer estemos hablando. En cánceres YAP-ON, en los que las células tienden a adherirse con facilidad a los tejidos circundantes, la proteína YAP está activada por defecto y es necesaria para su funcionamiento y supervivencia. Los YAP-OFF sin embargo suelen ser mucho más letales que los del otro grupo, y presentan una regresión cuando se activa la proteína YAP. En estos últimos, adicionalmente las células tumorales presentan una menor tendencia a adherirse, flotando con más facilidad. Por último, cabe destacar que algunos tipos de cánceres son capaces de pasar de un estado a otro para resistir los medicamentos que se usan en los tratamientos oncológicos.

Estos descubrimientos podrían ser la clave para que en el futuro el desarrollo de medicamentos se enfoque al descubrimiento de químicos que sean capaces de interactuar con esta proteína, abriendo las puertas a la aparición de terapias mejores.

Bibliografía

  • «Detonating Fuse for Breast Cancer Discovered». s. f. EurekAlert! Accedido 20 de agosto de 2021. https://www.eurekalert.org/news-releases/897393.
  • Pearson, Joel D., Katherine Huang, Marek Pacal, Sean R. McCurdy, Suying Lu, Arthur Aubry, Tao Yu, et al. 2021. «Binary Pan-Cancer Classes with Distinct Vulnerabilities Defined by pro- or Anti-Cancer YAP/TEAD Activity». Cancer Cell 39 (8): 1115-1134.e12. https://doi.org/10.1016/j.ccell.2021.06.016.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS