Células durmientes en cáncer y su efecto en los tratamientos

Hace poco se publicó en los medios una noticia sobre una nueva diana terapéutica para la lucha contra el cáncer. Hemos entrevistado a la investigadora de este descubrimiento, la Dra. Isabel Puig Borreil, investigadora del Grupo de Células Madre y Cáncer del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), para que nos explique qué es este hallazgo sobre células durmientes en cáncer y  la diana terapéutica que podría ayudar a evitar recaídas en pacientes de cáncer.

Para abordar este tema, como introducción a este hallazgo hemos preguntado primero por la epigenética y sus aplicaciones en cáncer.

¿Qué es la epigenética?

La epigenética son marcas químicas que se acompañan al material genético y que permiten su correcta actividad. Por ejemplo, dos hermanos gemelos tienen el mismo material genético pero sus marcas químicas son distintas lo que hace que puedan desarrollar enfermedades diferentes. Lo mismo pasa con los diferentes órganos de nuestro cuerpo, el material genético es el mismo para el corazón que para el hígado pero las diferentes marcas químicas que hay en cada órgano permiten que unas células interpreten el genoma para desarrollar un corazón mientras que otras lo interpreten para originar un hígado.

La epigénetica equivaldría a los signos de puntuación de un texto. Las palabras son las mismas (el genoma) pero según qué signos de puntuación pongas o en qué posición (epigenética) la interpretación del texto cambia.

¿Cuáles son las aplicaciones en cáncer?

Hace ya un tiempo que se sabe que estas marcas químicas son anormales en las células tumorales. Esto hace que la célula tumoral interprete de forma errónea el material genético y dé lugar a células malignas que no mueren cuando deben hacerlo y que pierden su control de proliferación. Este cambio aberrante en las marcas químicas puede identificarse y utilizarse como método diagnóstico e incluso como método pronóstico de la enfermedad. Esto ya se está utilizando en el cáncer de próstata. Otro aspecto importante es la aparición de los primeros fármacos que pretenden corregir este error en las marcas químicas de las células tumorales para que vuelvan a interpretar correctamente el material genético. Estos fármacos están haciendo su irrupción en los tumores hematológicos.

¿Qué son las células durmientes en cáncer?

Son aquellas células malignas resistentes a los tratamientos y que quedarían dispersas y  por el organismo en estado de hibernación. Actuarían como pequeñas semillas del cáncer que serían capaces de despertar y reproducir el crecimiento de un tumor y/o una metástasis tiempo después de haber concluido el tratamiento antitumoral.

¿Existen fármacos que actúen directamente sobre las células durmientes?

Actualmente no existen fármacos en el mercado que ataquen directamente estas células tumorales. Sí que hay varios grupos de investigación trabajando en ello, y entre ellos estaría el nuestro. Nuestro laboratorio ha descubierto recientemente que las células tumorales durmientes tienen una gran cantidad de una enzima epigenética, denominada TET2, que altera las marcas químicas de su material genético permitiendo que estas células resistan a los tratamientos al entrar en hibernación de forma viable. A día de hoy, estamos desarrollando unas moléculas que inhiban la acción de esta enzima evitando la alteración de las marcas químicas y, por lo tanto, induciendo la muerte a aquellas células tumorales que intenten hibernar como respuesta a los tratamientos antitumorales.

¿En qué tipo de tumor la epigenética se aplica mejor estos fármacos?

El estudio que hemos realizado nosotros ha sido en cáncer de colon siendo este uno de los tipos de tumor en los que se podría aplicar. Actualmente estamos en la fase de prueba de eficacia para conseguir la patente de las moléculas más interesantes.

¿Cómo se sabe que existen células durmientes?

La enzima epigenética TET2 genera una marca química muy concreta en el material genético de las células tumorales durmientes. Esta marca química puede visualizarse mediante una técnica de detección muy establecida en los laboratorios de patología, la inmunohistoquímica, permitiendo así identificar aquellos tumores con presencia de esta marca y, por lo tanto, con presencia de células tumorales durmientes. Estos pacientes serían candidatos a ser tratados con los futuros fármacos específicos para eliminar estas células tumorales.

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS