Beber alcohol en moderación también está relacionado con el cáncer

Actualmente, tenemos bastantes evidencias de que el alcohol no es positivo para nuestra salud. Sin embargo, este forma parte de nuestro estilo de vida desde hace muchos años y está más que arraigado en la gran mayoría de nuestros actos sociales, familiares y culturales.

Qué dice la ciencia respecto al alcohol

Desde hace muchos años, se viene advirtiendo que el consumo de alcohol está relacionado con la aparición de cáncer de la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, colorrectal, hígado y mama, según indica la IARC (International Agency for Research on Cancer), una institución científica de referencia mundial en lo que respecta al cáncer. La IARC clasifica al alcohol dentro del grupo 1, en base a la evidencia científica disponible en la actualidad, como cancerígeno para los seres humanos.

El alcohol en moderación también es perjudicial

Uno de los mensajes más repetidos habitualmente en torno al consumo de bebidas alcohólicas, es que se deben consumir con moderación. Sin embargo, este mensaje es bastante ambiguo y disminuye la percepción de la ingesta alcohólica por parte del consumidor, ya que tiende a normalizar su propio consumo y establecerlo dentro de unos límites aceptables que están lejos de ser beneficiosos para su salud.

Gran parte de la responsabilidad sobre esto la tiene la publicidad agresiva que llevamos viendo desde hace muchos años en torno al consumo de bebidas alcohólicas de baja graduación, como el vino y la cerveza. Además, muchos medios de comunicación han ayudado notablemente a propagar este mensaje, con titulares claros y contundentes, pero carentes de evidencia científica, como por ejemplo: “La cerveza ayuda a mejorar el rendimiento físico” o “una copita de vino al día es beneficiosa para la salud cardiovascular”.

Actualmente, han surgido diversos estudios científicos que parecen alarmar sobre este supuesto consumo moderado. Un metaanálisis publicado en la revista científica Annals of Oncology comparó más de 220 artículos que analizaban la relación entre consumo moderado de alcohol y cáncer, vinculando aproximadamente unas 5.000 muertes por cáncer orofaríngeo, 24.000 por cáncer de esófago y 5.000 por cáncer de mama al consumo moderado de alcohol en todo el mundo durante el año 2004.

La aceptación social del alcohol

Pedir una cerveza sin alcohol o un vaso de agua con gas en un establecimiento sigue despertando cierto recelo en la mente del consumidor. Ya sea por miedo a la reacción de nuestros acompañantes o por los comentarios jocosos que este acto puede acarrear, es preocupante observar cómo el consumo de bebidas saludables se percibe como algo extraño, mientras que por el contrario, beber una cerveza o un vino en un bar es totalmente válido y entra dentro de la normalidad.

La lista de posibles patologías relacionadas al consumo de alcohol es interminable, por ello conviene concienciar a la población sobre sus riesgos asociados. No se trata de dejar de consumirlo esporádicamente, ya que la elección del consumidor siempre debe ser libre, sino de hacerlo siendo conscientes de que no es una práctica saludable, aunque sea de forma moderada.

Bibliografía

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS