Bálsamos labiales y cáncer, ¿qué hay tras la advertencia de la OCU?

balsamo labialUna reciente publicación de la OCU ponía en alerta a los consumidores sobre ciertos productos cosméticos. Algunos bálsamos y barritas labiales podrían contener hidrocarburos procedentes de aceites minerales (MOSH y MOAH, por sus siglas en inglés).

Estas sustancias tienen un potencial tóxico que, aunque no resulta grave, sí que requiere de atención. Sus efectos en el organismo pueden resultar cancerígenos. ¿Debemos evitar a toda costa estos productos? La precaución, en ambos sentidos, es la medida más adecuada.

¿Qué son los MOSH y MOAH?

Se conocen como MOSH, de Mineral Oils Saturated Hydrocarbons y MOAH, de Mineral Oils Aromatic Hydrocarbons a unos derivados procedentes de la destilación del petróleo. El petróleo se emplea para obtener parafina, nafta y aceites “aromáticos”, que son todos componentes de interés industrial.

Estos aceites minerales no tienen por qué ser tóxicos. Sin embargo, como producto de su procesado, existe el riesgo de que aparezcan los MOSH o MOAH, entre otros. Estos subproductos están en pequeñas cantidades. No obstante, debido a los pocos estudios realizados, la presencia de estas sustancias en la comida podría resultar peligrosa.

Por esa razón, la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea, la EFSA, exige la regulación de estas sustancias para que no estén presentes en los alimentos. Sin embargo, dicha regulación no alcanza a los productos cosméticos, especialmente a los bálsamos y barras labiales.

Las sustancias no atraviesan la piel

En primer lugar, tal y como advierte la OCU, es mejor optar por productos que no contengan este tipo de sustancias. ¿Es peligroso? En principio no. Existen varias razones para afirmar esto con bastante rotundidad. La primera es que los estudios no son concluyentes, aún, razón por la cual la legislación es algo laxa al respecto.

Eso no quiere decir que no exista un peligro potencial y la necesidad de seguir estudiando estos compuestos y su efecto sobre la salud. Pero es innecesario alarmar a la población. En segundo lugar, los MOSH y MOAH no atraviesan la piel. Esto quiere decir que el uso de los cosméticos no supone ningún peligro.

El daño se podría producir en caso de que el producto se ingiriese, algo relativamente improbable aunque posible. La OCU advierte que esto es una posibilidad relativamente sencilla en el caso de los niños, especialmente si pensamos que algunos de estos productos están destinados a los más pequeños.

En conclusión, no podemos decir que tal o cual producto cosmético produce cáncer. Ni siquiera podemos decir que los MOSH o MOAH son sustancias cancerígenas con total libertad. Pero sí que podemos ser cautos y utilizar los productos que la llevan con cuidado u optar por otros que no contengan estas sustancias.

Bibliografía

ÚLTIMOS VIDEOS

VER MÁS VÍDEOS