Angye, testimonio de cáncer de Íleon

Hola, soy Angye.
Quiero compartirte parte de mi testimonio.
En mayo del 2018 Fui diagnosticada de CA, portadora de un tumor neuroendocrino en Íleon intestino delgado (justo válvula que divide Intestino Delgado e intestino Grueso) muy raro por cierto y no solo eso sino que con una metástasis en el hígado. 5 Lesiones. En el mes de julio me operaron y me extirparon 1. 40 mts. De intestino por lo que baje 10 kilos en menos de 3 semanas. No había absorción de nutrientes y la verdad es que hasta el día de hoy no me recuperó del todo en ese tema pero por lo menos mis médicos me han controlado con vitaminas y alimentación enriquecida y el CA se fue por completo con todo y ganglios malignos.
Para atacar la metástasis entre al poco tiempo a ciclo de quimioterapias durante 4 meses dos por mes. Y las últimas 2 solo una vez al mes una sola Inyección. El hecho es que seguí bajando de peso hasta que llegue a los 18 kilos menos. No por las quimios gracias a que no vomite casi nada y me alimentaba bien. Y De ser una mujer rellenita de 78 kilos ahora no peso ni los 60 kgs.
Al finalizar la última químio mi organismo de inmediato comenzó a reaccionar y mejorar. Siempre conserve una actitud positiva y de fe desde el principio, me alimente bien o intentaba hacerlo ya que mi dieta en aquel entonces era sin fibra. Dormí lo suficiente y comencé a ejercitar e poco a poco. Es muy importante tener actividades aunque sea leves pero que te tengan motivada.
Acabo de presentar los últimos estudios TAC y ultrasonido y al principio me asusté mucho pues seguían las manchas de las lesiones en las imágenes… Pero para nuestra sorpresa mi oncólogo vio que están encapsuladas. No hay actividad tumoral, pues no presentan vascularidad. No se están alimentando de nada.
Y en conjunto a mi estado general de salud y mis buenos resultados generales de laboratorio me ha dado permiso el doctor de estar en etapa de control. Y estoy feliz y agradecida con eso.
Con la vida, con Dios. Con mi virgen María. Madre de Jesús. Con mi familia y amigos que te impulsan, me cuidan y ayudan a sentirme mejor siempre.
Tengo dos hijos y ellos han sido mi motor, mi fuerza, mi poder para querer salir de esto, que como varias personas que hemos pasado por esto ahora damos gracias a Dios por haber vivido este sufrimiento y dolor, pues quien logra cambiar un… por qué ?… Por un… Para qué señor???? Es la gran diferencia. Ahora. Veo la vida diferente. Me miro a mí y me respeto más. Me amo en todos los sentidos. Me alimento mejor y eso si sonrió más.
Y sea cual sea el tiempo en que estemos en este mundo debemos agradecer cada día y disfrutarlo como si fuera el ultimo. Adiós al estrés emocional, adiós a los excesos y la mala alimentación. Dejemos testimonio y ahora puedo decir. Sí se puede!

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS

Esta web utiliza cookies para que podamos ofrecerte la mejor experiencia de usuario posible. La información de las cookies se almacena en tu navegador y realiza funciones tales como reconocerte cuando vuelves a nuestra web o ayudar a nuestro equipo a comprender qué secciones de la web encuentras más interesantes y útiles.    Configurar y más información
Privacidad