Amamantar tras un tumor benigno es posible

Hay vida más allá del cáncer. Las investigaciones no solo van en la línea de mejorar los diagnósticos, los tratamiento o, incluso, la calidad de vida. En ocasiones, estas investigaciones tienen como finalidad el entender la situación de pacientes con el objetivo de afrontarlas de la mejor manera posible. Por esta razón, investigaciones como la presentada en el reciente congreso clínico virtual 2020 del Colegio Americano de Cirujanos, aunque no son tan llamativas, resultan importantes, en especial para las jóvenes mamás que han de enfrentarse a un caso de cáncer.

Los tumores benignos en los senos son muy comunes

Entre otras cuestiones, el hecho de que las afecciones benignas de seno, en mujeres, sean extremadamente comunes (aproximadamente el 50% sufrirá una lesión benigna de los senos en su vida) convierte a este discreto estudio en un avance importante.

Muchas de estas afecciones se tratan comúnmente con cirugía mamaria. El tratamiento puede (y suele) incluir la mamoplastia de reducción para tratar tejido mamario agrandado y el aumento para la asimetría mamaria o las afecciones del desarrollo mamario. En el caso de las madres jóvenes, esto puede suponer un problema importante.

Existe preocupación entre los cirujanos sobre la posibilidad de que un procedimiento quirúrgico que invada la mama y altere el delicado tejido que envuelve a los conductos lácteos o los nervios. Esto podría terminar con la capacidad de la mujer para amamantar. El problema no viene solo a partir de procedimientos tan marcados, sino que el temor se aplica, incluso, a procedimientos que incluyen un procedimiento mínimamente invasivo, como una biopsia de diagnóstico.

Por ello, era necesario entender cómo disponer una cirugía para tratar las afecciones benignas de los senos, pensando en las mujeres jóvenes que desean tener hijos a corto plazo.

Tomar mejores decisiones

Precisamente, uno de los primeros estudios para evaluar específicamente los efectos de la cirugía en los resultados de la lactancia materna, presentado como un póster clínico en el Congreso clínico virtual 2020 del Colegio Americano de Cirujanos, revela que en el caso de cirugía benigna, más o menos invasiva, en mujeres jóvenes, no hay problemas más tarde.

En otras palabras, que las mujeres sujetas al estudio podían seguir amamantando incluso habiéndose sometido a la cirugía benigna más invasiva. Hasta ahora, la investigación sobre la relación entre la cirugía de mama y la lactancia materna posterior es muy limitada.

Los investigadores continúan estudiando la relación entre la cirugía de mama benigna previa, la lactancia futura y el rendimiento de la lactancia materna. Con estudios como este, esperan tener más datos en los próximos meses que permitan tomar decisiones informadas y acordes con la realidad de las pacientes.

Bibliografía

  • Andrieu, Nadine, EMBRACE, David E. Goldgar, EMBRACE, Douglas F. Easton, EMBRACE, Matti Rookus, et al. 2006. «Pregnancies, Breast-Feeding, and Breast Cancer Risk in the International BRCA1/2 Carrier Cohort Study (IBCCS)». JNCI: Journal of the National Cancer Institute 98 (8): 535-44. https://doi.org/10.1093/jnci/djj132.
  • Jernström, H., J. Lubinski, H. T. Lynch, P. Ghadirian, S. Neuhausen, C. Isaacs, B. L. Weber, et al. 2004. «Breast-Feeding and the Risk of Breast Cancer in BRCA1 and BRCA2 Mutation Carriers». JNCI: Journal of the National Cancer Institute 96 (14): 1094-98. https://doi.org/10.1093/jnci/djh211.
  • «Surgery for Benign Breast Disease Does Not Impair Future Breastfeeding Capability». s. f. American College of Surgeons. Accedido 7 de octubre de 2020. https://www.facs.org/media/press-releases/2020/malloy100320.

CONTENIDO RELACIONADO

ÚLTIMOS VÍDEOS

VER MÁS VÍDEOS