Testimonio de Ana, cáncer de colon con metástasis en el hígado

Me llamo Ana., me diagnosticaron cáncer de colon con metástasis en hígado. Hasta seis meses después de estar dando sangre en heces no me mandaron hacer una colonoscopia, y tenía sesenta años… Parece un imposible, pero tuve esa mala suerte y esos malos médicos en el comienzo,. Cuando se detectó, por fin en el Hospital de la Princesa que tenía un cáncer de esta gravedad los mejores cirujanos y oncólogos lucharon por mi vida. Yo también hice todo lo que estaba en mi mano, cambié radicalmente mi alimentación,hice dieta vegetariana macrobiotica y con alimentos de procedencia ecológica,  realicé ejercicios de relajación y me mantuve con la moral alta, sin permitirme, ni siquiera al principio, el desánimo. Las estadísticas de supervivencia no eran muy halagueñas, yo no tenía seguro si podría vivir. Acepté que podía morir y que sin embargo intentaría por todos los medios contar con unos años más. Pensé que tenía que abordarlo de todas las maneras posibles.  Me operaron del colon, me dieron siete sesiones de quimioterapia. La alimentación que llevaba me dio fuerzas para superar la operación y la quimioterapia sin mucho problema, aunque recibí el máximo de medicación. Mi caso lo requería.Ya se vio en la quinta sesión de quimio, en un tac, que las lesiones se estaban reduciendo , pero el protocolo ordenaba la resección de algunas partes del hígado. Eso fue lo peor, la operación la superé con el mismo buen ánimo hasta que a los tres días de haberme dado el alta surgieron las habituales complicaciones, infeccion hospitalaria, colecciones en el hígado, que les llaman, que me mantuvieron un mes en el hospital mientras trataban de atajar la infección que persistía Me drenaron el hígado, el pulmón se inundó y también lo tuvieron que drenar. Yo salía a pasear por el pasillo del hospital con la bolsa del hígado y el maletín del pulmón,,,Me administraron entre nueve y diez antibioticos distintos.Una amiga me llevaba todos los días el arroz integral y la comida que yo consumía. Salí del hospital sintiéndome peor que en todo el proceso, y no era ya por el cáncer. Cuando analizaron los trozos de hígado extraído ya no había rastro de él. La quimio, y mi estilo de vida habían obrado ese milagro, que creo absolutamente está en la mano de cualquiera. No recibí más quimio, porque después de tanto antibiotico y tanta desgracia, el corazón decía que ya no aguantaba más la quimio. Confío más en mi cuerpo y en su capacidad para salir adelante que en cualquier otra medicina.

Ahora  sigo con mi dieta, ya no tan estricta, pues me permito otras cosas cuando salgo. Pero carne y lácteos ya no consumo, la verdad es que no me importa en absoluto.El primer tac de revisión da todo normal. Este testimonio es muy largo, pero lo podría resumir en que no hay que considerar el cáncer como una enfermedad, es el grito del organismo de que ya no puede más, por la mala alimentación, por el continuado estrés emocional, por la vida insana que llevamos. Y hay que confiar en que si ayudamos a nuestro cuerpo de todas las maneras posibles, con criterio, sin obediencias ciegas a nada, con sentido común y confianza, se puede lograr la remontada.No tengo familia, solo una hija que estudia en Barcelona y no quise que interrumpiera sus estudios ,la mentí un poco quitándole importancia al asunto., Tuve amigos, especialmente las amigas de la infancia y juventud, algunas no las veía hacía treinta años. Su apoyo fue vital. Otras personas, al enterarse de que tenía cáncer se alejaron como si fuera la peste. El cáncer es un buen catalizador de intenciones y afectos.. Pasé la quimio sola en casa y la convalecencia de las operaciones también

Soy una persona fuerte porque me he tenido que enfrentar en la vida con cosas mucho más duras que este cáncer, y ahora soy más fuerte aún..La vida es algo frágil y también tenemos que estar dispuestos a entregarla cuando ya no quede otra. Pero si se lucha y se vence uno sale tan enriquecido que nada vuelve a ser lo mismo. A pesar de todo el sufrimiento, no cambiaría esta experiencia. Estoy agradecida por haberla experimentado..

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

YOUMUST LOGGEDIN POSTCOMMENT